7 abr 2018

Crónica de viaje, Óscar Palacios


APUNTES DE VIAJE
Óscar Palacios


Viajé a Lagos de Moreno (en los merititos Altos de Jalisco) invitado por los organizadores del “Quinto encuentro de poetas Francisco González León”. Grata experiencia. Mi participación fue una charla “Desde el sur de la palabra” que me permitió referirme a varios temas principalmente enfocados a mi trabajo literario y a los grandes que en Chiapas han sido: Sabines, Rosario, Bañuelos etc.
Los dinámicos organizadores, los poetas Berónica Palacios y Dante Alejandro pusieron todo su empeño, su energía y pasión para que el evento estuviera redondo. Contaron con el apoyo invaluable de Rocío Serrano, actriz y promotora cultural incansable de Lagos. Faltó Mane, otro entusiasta a quien sólo conocí de referencia porque estuvo enfermo.
Tuve la oportunidad de conocer y charlar con Raúl Bañuelos, destacado poeta jalisciense quien recibió el reconocimiento “González León” por su fructífera trayectoria. Nos contagiamos con tantos y tantas poetas jóvenes y el entusiasmo por expresarse. La poesía en voces variadas que nos hablaron de su particular percepción del mundo. La otra posibilidad de ser.
Lagos de Moreno es una ciudad mágica. Impecable, al grado de que me daba pena tirar una colilla en sus limpísimas calles. Ahí platique en la imaginación con Demetrio Macías, el personaje central de “Los de Abajo”, de Mariano Azuela, pionero de la novela  de la Revolución y nativo de Lagos. Me impacto el hermoso teatro local, que en particular era una réplica en pequeño del “Teatro Degollado” en Guadalajara.
El pueblo de Lagos es amante del arte. Un buen público nos acompañó en las lecturas. La casa de la cultura, de magnífica arquitectura, nos impactó. La Parroquia—así le llaman-- a quien llamé catedral por su monumentalidad  resguardan los restos
—de San Hermión, un soldado romano que fue martirizado. Una historia curiosa que ya les contaré otro día. Ah, y tiene más clientela que la Guadalupana, que ya es mucho decir.
La memoria ya archivo los buenos recuerdos de esos tres días. Ojalá que Dante, Bero y Rocío, sigan contra viento y marea esta loable y noble tarea. La poesía bien vale una misa…
Y de ahí partí al amadamente odiado DF. Ahí asistí a una cálida cena con mis amigas Catthy Fourez, académica francesa, doctorada con plus plus plus en literatura y con Jussara Texeira, brasileira, un estuche de monerías: médico psiquiatra, pintora, lectora crítica y hablándome en portuñol. Buen vino, mejor tequila y quesos varios.
El fin de fiesta se dio en Cuernavaca en el hotel del buen amigo y paisano Armando Rojas Arévalo y su fiel escudera Rosaura, su pareja. Charla de amigos sobre diferentes tópicos. Un viaje de pasadía al increíble Taxco con su catedral de ángeles cachetones y un ambiente festivo de cerros de nunca acabar. Y Tepoztlan, siempre en jolgorio. Todavía no les acabo de agradecer, en el recuerdo, la anfitrionía tan especial de Armando y Ros. Ya saben, si van a Cuernavaca, contacten con Armando. El espacio es bello, económico y hasta piscina tiene. Ahí se ven.  Ah, y apenas me dio tiempo para saludar a otro querido amigo: Carlos Maciel “Kijano”, destacado pintor, quien me regaló un hermoso cuadro que ya luce en un espacio especial en casa.



29 mar 2018

Dos días de poesía en Lagos de Moreno

El puente de Lagos, símbolo de la ciudad. 

En el marco del Festival Cultural de Marzo, que conmemora el 455 aniversario de la fundación de Lagos de Moreno, se celebró el V Encuentro de Poetas "Francisco González León" los días 23 y 24 de marzo en la Casa de la Cultura y otras sedes de dicho municipio. Fueron recibidos alrededor de cuarenta poetas procedentes de Guadalajara, Arandas, Teocaltiche, Encarnación de Díaz, Chapala, Aguascalientes, Tonalá, León, Ciudad de México, Tepatitlán, Chihuahua, San Cristobal de las Casas y, por supuesto, Lagos de Moreno.





El viernes por la mañana inició el evento con la Lectura itinerante en el Plantel CONALEP de Lagos de Moreno, con la participación de los escritores Rubén Hernández, Jonathan Berumen, Óscar Palacios, Berónica Palacios, Amado Pérez y Víctor Manuel Martínez Arellano, quienes compartieron con los alumnos su obra y experiencia en la literatura. La licenciada Clara Martínez fue encargada de darles a bienvenida y ofreció el espacio para la siguiente edición del encuentro.


Simultáneamente, la maestra Blanca Rocío Serrano Rangel impartió el Taller express de Narración Oral, en el que participaron quince entusiastas alumnos, quienes se interesaron por esta manifestación artística y esperan la oportunidad de integrarse a proyectos posteriores. En otra de las aulas, la maestra Ruth Escamilla Monroy impartió el Taller express de microrrelato, en el cual quince alumnos demostraron sus habilidades como narradores y su capacidad creativa.


Por la tarde, en la Casa de la Cultura se llevó a cabo la Bienvenida al encuentro, participando en el presídium Hugo Reyes García, Director de Cultura del Municipio, en representación del Presidente Municipal; Rafael Martínez Espinoza, Director de la Casa de la Cultura; así como Dante Alejandro Velázquez, en representación del Comité Organizador. Reyes García señaló la importancia que este encuentro ha ido forjando año con año y la disposición de las autoridades locales para estimular proyectos que fortalezcan el diálogo y la creación en torno al quehacer literario. Posteriormente, el pintor Eleazar Lázaro Prado presentó la Exposición de arte del Taller de Arte Contemporáneo TAC, con obra de caballete de Juan Pío Martínez, José Guadalupe Brizuela y el mismo Prado. Esta exposición permaneció durante los dos días del encuentro en los pasillos del edificio sede.


A las 4:30 de la tarde se llevó a cabo la Conferencia Magistral del Dr. Luis Alberto Pérez Amezcua, catedrático del Centro Universitario del Sur (CUSUR) de la Universidad de Guadalajara, quien abordó el tema “La mitología en la poesía mexicana del siglo XX”. En su intervención expuso que los mitos permanecen latentes en la literatura mexicana, especialmente a partir del periodo de José Vasconcelos en la Secretaría de Educación Pública, cuando se publicaron y difundieron los clásicos en todo el territorio nacional. Abordó relevantes ideas sobre la apropiación y reinterpretación personal del mito en los poetas contemporáneos y apostó por la novedad en el tema mitológico de la poesía que se construye en la actualidad.


La bienvenida y la conferencia magistral fueron transmitidas en vivo por Radio Universidad de Guadalajara en Lagos de Moreno (XHUGL), en el programa Los idus de marzo, producido por Luz Atilano y conducido por Paul Carrillo, Reyna de la Torre y Aarón Navarro.

La Mesa de poesía 1 estuvo integrada por cuatro poetas jóvenes que prometen un futuro relevante: Aarón Navarro, Víctor Hugo Atilano, Roy Ornelas y Jorge Armando Mena, quien pertenece a la comunidad rural de La Estancia. La coordinación corrió a cargo de Jonathan Berumen.


En la Mesa de poesía 2 participaron Ruth Escamilla Monroy, Diana Narváez, Víctor Manuel Martínez Arellano y Edgar Octavio Macías. Fue coordinada por Montserrat Ramírez. El entusiasmo de la mesa fue compartido con la participación de la niña Pinita Martínez.


En la Mesa de lectura 3, moderada por Daniel López Romo, participaron los poetas Rubén Hernández, Alejandro Zapa, Ada Martínez y Azazel Herrejón. Fue una mesa de voces diversas que tuvo como característica la energía de su poesía.

La jornada se cerró con la charla Al sur de la palabra, impartida por el escritor chiapaneco Óscar Palacios, quien compartió su larga experiencia como escritor y promotor literario en el sur del país, así como las vicisitudes de la gestión cultural y la persistncia que se debe tener para mantener proyectos vigentes. Comentó también algunos aspectos de El factor Karamazov, su más reciente novela publicada por Ediciones Papalotzi.


La jornada del sábado 24 inició con la Mesa de poesía 4, en la que participaron los poetas Amado Aurelio Pérez, Lucy Cruz y Paúl Martínez, quienes fueron presentados por Satriani Durán. Fue un fresco aliento para el amanecer sabatino.


La Mesa de poesía 5 fue coordinada por Ada Martínez y en ella participaron los poetas Marco Antonio Gabriel, Reyna de la Torre y José Miguel Becerra, quienes mantuvieron al público cautivo con su voz intensa.


Enseguida se llevaron a cabo las presentaciones editoriales. Berónica Palacios charló sobre el libro El vuelo del ángel, ganador del Premio Rogelio Treviño 2016 y editado por Tintanueva Ediciones. Compartió algunos poemas del libro, serenos como el vuelo.


Por su parte, Edith Carrasquedo presentó y leyó parte del libro Coctel de navajas, publicado por Ediciones El viaje. Se trata de una obra incisiva, que desnuda al ser humano.  


Miguel ASA habló sobre el Proyecto MAKA, memoria del paisaje sonoro en la poesía jalisciense, que busca realizar un archivo en audio con poetas de todo el estado; así mismo, comentó los alcances del movimiento Por favor lea poesía. Cerró con un par de poemas que el público disfrutó y aplaudió.


La última presentación correspondió a la revista digital Perro negro de la calle, de la cual hablaron dos de sus editores, Amaury Ledesma y Alfonso Koyok, quienes también dieron a conocer el primer número impreso e invitaron a los presentes a enviar colaboraciones.


El bloque matutino de esta jornada cerró con la Mesa de poesía 6, en la que Marco Antonio Gabriel presentó a los poetas Anja Aguilera y Miguel Reinoso, quienes ofrecieron una serie de poemas y notas de blues que gravitaron en los muros del antiguo convento capuchino.


A la 1:30 PM, la Plaza de los Constituyentes fue sede del Maratón poético, en el que el micrófono se abrió durante hora y media para una lluvia de poemas con los autores participantes en el encuentro, pero también del público que deseara leer bajo un sol intenso y la sombra de las jacarandas. Simultáneamente se desarrolló el Tendedero poético, que constó de mantas y carteles con poemas para el disfrute de los transeúntes.



Por la tarde se reanudaron las actividades con la Mesa de poesía 7, coordinada por Víctor Manuel Martínez Arellano, en la que participaron los poetas Patricia Vázquez, Satriani Durán, Román Villalobos y Juan Antonio Orozco.


En la Mesa de lectura 8 participaron Darío Carrillo, Montserrat Ramírez, Daniel López Romo e Ygnacia Cervantes, con la conducción de Rubén Hernández. 


Finalmente, la Mesa de lectura 9 tuvo como participantes a Rossana Camarena, Jonathan Berumen y Paúl Carrillo Collazo, con la coordinación de Víctor Hugo Atilano.


Las actividades literarias cerraron con la entrega del Premio Francisco González León 2018 al poeta Raúl Bañuelos. De acuerdo con el Comité “es autor de una obra que deshila con serenidad los lazos entre el individuo y la naturaleza; un autor sensible, quien apuesta por la inteligencia del verso austero y ha sido guía de varias generaciones de poetas, así como investigador, académico y coordinador del anti-taller de poesía César Vallejo”. Blanca Rocío Serrano leyó una reseña del poeta galardonado; Berónica Palacios leyó “Merodeo sentimental”, poema de Francisco González León; Hugo Reyes García habló sobre la vigencia de la obra de este autor y su importancia para la literatura laguense. Correspondió a Alejandro Zapa compartir su Flow para Raúl Bañuelos, en el que narró su experiencia como talleriasta y amigo del poeta, sus vivencias en el barrio de Santa Tere, en Guadalajara, y la influencia de Bañuelos en la poesía jalisciense actual.


Con el público como testigo, se entregó al poeta homenajeado el premio que consta de una obra en relieve del artista Eleazar Lázaro Prado. Luego tomó la palabra  y recordó su primera visita a Lagos de Moreno, cuarenta años atrás, cuando recibió mención honorífica en el Premio Nacional de Poesía Joven Francisco Gonzalez León, que por esa época entregaba el INBA. Recalcó la influencia que otro laguense, Adalberto Navarro Sánchez, tuvo en su formación como escritor y compartió algunos poemas relevantes de su obra, aquellos en los cuales su familia está presente.


Se entregó un regalo especial con artesanías locales al mismo Raúl Bañuelos, a Óscar Palacios y a Luis Alberto Pérez Amezcua (cortesía del entusiasta gestor cultural Cuauhtémoc Díaz Ruiz), así como el agradecimiento a autoridades municipales, patrocinadores, sedes, lectores, medios de comunicación y personal de apoyo. También a las editoriales participantes: El viaje, Papalotzi y  Alfonso Reyes, librero itinerante; así como un reconocimiento especial a José Manuel González Hernández, miembro del Comité Organizador que no pudo estar presente por motivos de salud.


Para cerrar el evento, se llevó a cabo un recital de jazz con el grupo Sin previo aviso, conformado por Manolo Díaz, Rubén Díaz y Roberto Rocha, quienes interpretaron diez piezas ante un auditorio generoso de aplausos.


Es así como concluyeron estas dos jornadas que esperan una próxima edición con la misma intensidad. Gracias a todos, en especial a la Poesía.




22 feb 2018

Raúl Bañuelos recibirá el Premio Francisco González León 2018


Fotografía: Carlos Valencia
Con motivo de las actividades que conmemoran el 455 aniversario de la fundación de Lagos de Moreno, la Dirección de Cultura y Educación del Municipio y Ediciones Papalotzi organizan el V Encuentro de Poetas "Francisco González León", que se efectuará los días 23 y 24 de marzo en la Casa de la Cultura de Lagos de Moreno. 
   En el marco de dicho evento, el Comité Organizador ha decidido otorgar el Premio Francisco González León 2018 al poeta Raúl Bañuelos Salcedo, autor de una obra que deshila con serenidad los lazos entre el individuo y la naturaleza; un autor sensible, quien apuesta por la inteligencia del verso austero y ha sido guía de varias generaciones de poetas, así como investigador, académico y coordinador del anti-taller de poesía César Vallejo.
    El premio se entregará el próximo 24 de marzo a las 19:00 horas en la Casa de la Cultura y consta de una obra en relieve del artista Eleazar Lázaro Prado. Es un homenaje al entrañable poeta de la provincia y reconoce la trayectoria de aquellos autores cuya obra ha contribuido al enriquecimiento de la poesía jalisciense y mexicana. Los anteriores galardonados fueron Ernesto Flores (2013), Patricia Medina (2014), Luis Armenta Malpica (2016) y Artemio González García (2017).
    Además del premio, en el encuentro se desarrollarán mesas de lectura, conferencias, maratón de poesía, música, taller de creación, mesa de editoriales y tendedero poético. Nuevamente tendremos la oportunidad de abrir un espacio de convivencia entre autores y lectores de la región que disfrutan la poesía. 

COMITÉ ORGANIZADOR
Berónica Palacios Rojas
Dante Alejandro Velázquez
Blanca Rocío Serrano Rangel
José Manuel González Hernández


Raúl Bañuelos nació el 30 de enero de 1954 en el barrio de Santa Tere, en Guadalajara. Es poeta y académico. Fue profesor investigador del Centro de Estudios Literarios y profesor del departamento de Filosofía y Letras de la Universidad de Guadalajara, además de impartir talleres de poesía en diversas instituciones y espacios culturales. Ha recibido varios reconocimientos, entre ellos el Premio Jalisco de Letras y el Juan de Mairena, que otorga la Universidad de Guadalajara.
Autor de los libros Tan por la vida (Universidad de Guadalajara, 1978), Menesteres de la sangre (Universidad de Guadalajara, 1979), Por el chingo de cosas que vivimos juntos (Cuaderno Breve, 1979), Poema para un niño de edad innumerable (Tinta, 1980), Puertas de la mañana (Cuarto Menguante, 1983), Cantar de forastero (Universidad de Guadalajara, 1988), Cuaderno de miniaturas (Universidad de Guadalajara, 1992), Casa de sí (UNAM, 1994), Junturas (CONACULTA, 1996), Los solos (Universidad de Zacatecas, 1996), Bebo mi limpia sed (Arlequín, 2001) y Verónica de María (La zonámbula, 2013), entre otras ediciones y reediciones.
Es autor de varias antologías, entre las que destacan Antología de la antipoesía de Nicanor Parra (1991), Poesía de América (con Raúl Aceves, 1992), Poesía reciente de Jalisco (con Raúl Aceves y Dante Medina, 1989), Hablando con Dios en Español. Antología de poesía religiosa (Con José Bru y Dante Medina, 2004) y Poesía viva de Jalisco (Con José Bru, Jorge Souza y Dante Medina, 2006).


15 nov 2017

EL VUELO DEL ÁNGEL Arte Poética en la obra de Berónica Palacios Rojas

Federico Corral Vallejo

A lo largo del tiempo, la palabra ha sido, es y será la substancia poética de la literatura. En la historia de la lírica mexicana, diversos autores han considerado necesario situar un encuentro directo entre lector y poema, la herramienta primordial para que este suceso se lleve a cabo; es la sensibilidad, ésta a su vez se traduce a la emoción inicial del sentimiento por medio del poema. Al respecto José Gorostiza acota que: “La substancia poética, según esta mi fantasía, que derivo tal vez de nociones teológicas aprendidas en la temprana juventud, sería omnipresente, y podría encontrarse en cualquier rincón del tiempo y del espacio, porque se halla más bien oculta que manifiesta en el objeto que habita. La reconocemos por la emoción singular que su descubrimiento produce y que señala, como… la conjunción de poeta y poesía.” [1]

El sentir del poeta, va más allá de una fantasía teológica, temprana, omnipresente y palpable; si bien el encuentro del poeta con la musa, inspiración o numen, se da a cada paso, en cada momento y en cada respiro de su cotidianeidad; sin embargo, es por medio del sonido que la palabra se hace presente y se desprende del alma, de la piel y del corazón del poeta, asimismo busca un tiempo y un espacio dónde anidar. Es así como se da el encuentro del lector con el poema; y éste incluso puede ser, en el lugar menos previsto para que se lleve a cabo el contubernio entre poeta, poema, poesía y lector.

Esta introducción es el fenómeno con el que nos topamos al leer EL VUELO DEL ÁNGEL de Béronica Palacios Rojas, obra con la que se hace acreedora al Premio Nacional de Poesía Rogelio Treviño 2016, en esta su tercera emisión. Dicho poemario es sin duda el espíritu de esa arte poética donde la substancia rebasa la fantasía, donde la voz va más allá de las nociones teológicas pues cada verso de EL VUELO DEL ÁNGEL se hace omnipresente ya que en ellos podemos encontrar cualquier instante de tiempo y cualquier decibel del espacio, porque en los poemas que lo contienen, reconocemos la emoción singular que produce y que señala el arte poética antes delineada, en la que Béronica nace, muere y resucita, pues lo mismo puede ser un temor que una pasión:

…Temo al inicio de un poema,
a tropezar con las mismas palabras,
a no saber escuchar el reclamo del árbol.

Temo a la repetición generacional
de un padre fantasma,
a los deyabús que rodean mi estela
y a la caducidad de mi poesía.

Temo a los versos que en desfiladeros
mueren ante el primer parpadeo,
al golpeteo de las palabras …

Algo similar a esta reflexión que estamos tratando, ha dicho el poeta José Emilio Pacheco: “el poema se asfixia al salir del agua-madre de su lengua...” [2] y en el proceso de su adaptación respecto al tiempo y al espacio que el poema madura y empieza a respirar por sí solo, entrando al mundo que llamamos vida; ahí el poeta vive de su aliento poético, y el sentir individual de su palabra, la cual se convierte en círculo vicioso que culmina en la resurrección de la poesía... ésta vagabundea más allá del limbo y del silencio, incluso más allá de la muerte, pues el verdadero poeta, nunca muere, perdura en la construcción de sus versos, así nos lo hace constar EL VUELO DEL ÁNGEL, donde Palacios Rojas, insisto, desgrana y entrega su arte poética, pétalo a pétalo como quien deshoja una margarita, la poeta jalisciense nos entrega más de su arte en esta su “Necesidad poética”:

Tardé muchas lunas hiriendo la hoja
con versos que tocan
la primitiva luz de la palabra.

Al entretejer los versos
pensé en frases cursis / eróticas / contestatarias
—que hoy están de moda—
en frases llanas y sintagmas fijos
que asfixian al poema.

Debemos de tener en cuenta como dice la poeta chihuahuense Alicia Acosta: “La vida del poeta no muere, perdura en sus líneas, en la musicalidad de sus versos. Amar y vivir en la poesía es prolongarse a través del tiempo, en las páginas de un libro donde el espíritu del poeta, viste de gala las palabras. La vida del poeta no muere, está detrás de las frases de un poema, en la otra dimensión de las palabras…”[3] Y es ahí donde:

Nacen y re-suscitan frases /
metáforas que saltan de rama en rama
mientras el líquido canto
refresca las lenguas de fuego
que brotan del colorín.

Como podemos apreciar, la poética se hace reflexión en la teoría, sin embargo, la práctica de la misma, es emoción espectacular cuando la capacidad de asombro sigue viva ante la belleza del arte por el arte mismo. Vicente Huidobro nos hereda a manera de manifiesto su enseñanza sobre la arte poética y nos dice: “Que el verso sea como una llave que abra mil puertas. Una hoja cae; algo pasa volando; cuanto miren los ojos creado sea, y el alma del oyente quede temblando. Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra; el adjetivo, cuando no da vida, mata... Por qué cantáis la rosa, ¡oh, poetas!  hacedla florecer en el poema; sólo para nosotros viven  todas las cosas bajo el Sol. El poeta es un pequeño Dios.”4 Aún a sabiendas de las palabras Huidobrianas, Berónica dicta:

Me resisto…
a ofertar poemas inconclusos /
manuscritos
         cuarzos para toda dolencia.

Como podemos observar, todo sucede en el arte de la poesía, perenne extravió en la mirada del tiempo. Reencuentro infinito, signo a signo, letra a letra, palabra tras palabra, verso a verso y poema tras poema; en este remolino de sonidos el poeta es puño que libera el ritmo del corazón y la métrica del alma. Esto sucede cuando la poética recoge los acentos para quitar peso a las palabras, para hacer de su trabajo literario un cúmulo de ideas entrelazadas a la ética, la estética, la retórica y sobre todo a la poética, elementos bases que posee EL VUELO DEL ÁNGEL donde:

Todo forma un carnaval de letras…
Cuando escuché la agonía del verso
empecé amansar las ideas.
La blancura se resistía a ser mancillada
con palabras desgastadas
           de otra dimensión
           de alguna era vestida de misterio.

Y brotó de la virgen superficie: el poema.

Como ya dije antes: el arte por el arte mismo, trae consigo la capacidad de asombro, ésta se bifurca y explota en todas direcciones, dicho fenómeno metafórico nos da entender de una manera figurativa, que la poesía es la única prueba concreta de la existencia del hombre. Tal hipótesis es apoyada por la poética que acontece en el reflejo del arte, por medio del cual los creadores esfuminan sus emociones como quien separa los colores del arco iris por de la luz en la mirada. Nada más confiable que el creador de letras se dedique a leer antes de escribir, y haga de la lectura diaria el cimiento de su poética. Y más allá del silencio, su huella río de palabras contará su historia. Es entre libros que la madre filosofía despliega su pensamiento lúcido y cobija al poeta con la magia de la poesía. Palabra que vive y siente, que piensa y reflexiona, que alumbra y transmite; y cual transfusión sanguínea, devuelve la vida al pensamiento. Basada en versos vallejianos, asistimos al eco de Nací un día que Dios estuvo enfermo para retomar su arte poética:

Todo cuanto acontece ya en el fondo, ya en la forma de EL VUELO DEL ÁNGEL, conlleva luz, magia, ritmo, cadencia; todo dentro de los cánones del verso libre, sin importar tiempo ni espacio, ahí donde:

…el alfabeto se pobló con nuevas épocas
que guardé junto al pecho
 / muy cerca de la perversa poesía
que llevabas a cuestas.

En conclusión: el arte poética es la forma en que el poeta entrega a sus posibles lectores sus emociones. El arte poética es un triángulo complementario, formado por el cerebro, el corazón y el sentimiento; este último, eslabón entre el sentir y el pensar de la conciencia donde la inspiración nunca duerme... Por medio del arte poética visualizamos plenamente la vida en todos sus tiempos –presente, pasado, futuro–, aquí en este instante, mis cinco sentidos entienden que nuestra madre Poesía no ha dejado, ni dejará de parir ideas en la memoria de los poetas por los siglos de los siglos.



[1] Gorostiza, José. Poesía y poética. 1ª edición, Fondo de Cultura Económica, Colección: Lecturas mexicanas, México, 1964, p 9.
[2] Argüelles, Juan Domingo. El poeta y la Crítica (Grandes poetas hispanoamericanos del siglo XX como críticos). Colección: Poemas y ensayos. 1ª edición, UNAM, México, 1998, p10.
[3] Desde el fondo de mi alma, Alicia Acosta.1ª edición, edtorial JUS, 1982, p 106.
4 El espejo de agua, Vicente Huidobro, Biblioteca Orión, Buenos Aires, 1916.

12 oct 2017

A flor de piel, de Víctor Manuel Vázquez

Este poemario es un testimonio de amor, pero no de aquel que abrasa y se consume como un incendio voraz; sino del sereno, el que se aviva con un soplo de viento y se levanta entre las cenizas con la sutileza de un  poeta que no busca la flama sino el calor.
            Víctor Manuel Vázquez, autor del libro de relatos A mitad de la lluvia (Ediciones Papalotzi, 2010), vuelve con este libro a su vocación poética y entrega su impulso creativo al verso breve y en voz queda. La palabra se levanta como una  flor que ha sobrevivido y resiste con madurez sobre las ruinas del tiempo. Es un poemario escrito en la distancia, con la melancolía de quien anhela sobrevivir en los lazos de la familia ausente.
            A flor de piel rinde homenaje a quienes conservan la llama de nuestro amor terrenal: la mujer amada, los hijos y los hermanos distantes, así como la madre, quien encarna todas las dimensiones de ese amor y representa el origen y el fin, como lo señala el autor: Sólo tu vientre sabe que voy / rodando sobre la propia / sombra de mi destino.
            En tanto que la madre es mujer y tierra, también rinde un tributo a la naturaleza, sin mayor pretensión que la de hacer pasar la poesía como un soplo diminuto en nuestros oídos, igual que lo hacen aquellas cosas que penetran hasta el alma.
           
Berónica Palacios

Dante Alejandro Velázquez

6 ago 2017

Puntos de venta

Buen día, amigos lectores. Estos son nuestros puntos de venta en Guadalajara y Lagos de Moreno

3 jul 2017

Nuevos títulos


Nuevos títulos de Ediciones Papalotzi. El factor Karamazov, novela de Óscar Palacios, y Remanso de mil aguas, plaqueta de Berónica Palacios. Solicítalos.

24 feb 2017

Artemio González recibirá el Premio Francisco González León 2017


Con motivo de las actividades que conmemoran el 454 aniversario de la fundación de Lagos de Moreno, la Dirección de Cultura y Educación del Municipio y la revista Papalotzi organizan el IV Encuentro de Poetas "Francisco González León", que se efectuará los días 24 y 25 de marzo en la Casa de la Cultura de Lagos de Moreno. Se desarrollarán mesas de lectura, conferencias, maratón de poesía, música, taller de creación, mesa de editoriales, tendedero poético y poesía urbana. Nuevamente tendremos la oportunidad de conocer un panorama actual de la lírica en el estado y abrir un espacio de convivencia entre autores y lectores de la región, sumando voces de Guanajuato y Aguascalientes.
En el marco de este evento, se entrega, desde el año 2013, el premio “Francisco González León”, como un homenaje al entrañable poeta de la provincia y con el fin de reconocer la trayectoria de aquellos autores cuya obra ha contribuido al enriquecimiento de la poesía jalisciense y mexicana. Los anteriores galardonados han sido Ernesto Flores (2013), Patricia Medina (2014) y Luis Armenta Malpica (2016)
Este año, el Comité Organizador decide otorgar dicho premio a Artemio González García, poeta, dramaturgo y ensayista arandense, quien es autor de una obra poliédrica que transita de la tradición a la posmodernidad y es, además, el último exponente de una generación formadora de múltiples poetas jaliscienses, al lado de Arturo Rivas Sáinz y Adalberto Navarro Sánchez. El premio se entregará el próximo 25 de marzo a las 19:00 horas y consta de una obra en relieve del pintor Eleazar Lázaro Prado.
Artemio González García Nació en 1933, en Arandas, Jalisco. Es poeta, narrador, dramaturgo y ensayista, hijo del reconocido filósofo José González Martínez. Ha publicado los libros Erial del cero (1967), Estrellas de la obscura miscelánea (1969), Orfandad de la flor (1969), El velador de espantos (1974), La eternidad del humo (1982), La luz bajo la piedra (1984), Entre los simulacros y los signos (1994), Coloquio de silencios y otros cuentos (1971), La traducción del polvo (2002), Escritores jaliscienses / Esquemas hermenéuticos (2004), Oficio de solista y solitario. Antología personal (2004), entre otros. Fue cofundador del Ateneo Summa, encabezado por Arturo Rivas Sáinz en 1970. Ha sido colaborador de El Informador, de revistas como Summa, Esfera, Cuadernos de literatura, Juglares y alarifes, Ventana interior, entre otras. Ha sido incluido en varias antologías, nacionales e internacionales. Fue titular de la Dirección de publicaciones de la Secretaría de Cultura Jalisco (1994-2000) y Premio Jalisco 2011.

COMITÉ ORGANIZADOR

Berónica Palacios Rojas
Dante Alejandro Velázquez
Blanca Rocío Serrano Rangel
Elba Esperanza Núñez García
José Manuel González Hernández
Juan Marcos Chávez  Cajiga

COMITÉ HONORARIO

Juan Alberto Márquez de Anda
Presidente Municipal de Lagos de Moreno

Francisco Rafael Torres Marmolejo
Regidor titular de la Comisión de Promoción Cultural, espectáculos y ciudades hermanas

Hugo Reyes García

Director General de Cultura y Educación

27 ene 2017

Perfil de niebla, de Julio César Aguilar


Perfil de niebla, reciente título de Julio César Aguilar, aparece como una gran interrogante sobre la condición del sujeto ante la maravilla del universo, aun con sus cimas y sus abismos. Es un conjunto de poemas que suceden entre el sueño y la vigilia, entre la vida y la muerte, entre el amor y sus despojos, dejando la duda como efecto final.
Mientras la poesía que se escribe desde la juventud es fuego y empuña arrebatos y malabares a veces riesgosos, en Perfil de niebla sucede lo contrario: los versos son discretos y abrevan en la quietud de una voz con oficio y disciplina. Es un signo de la madurez del poeta, quien desgaja en silencio sus preguntas y sabe esperar posibles respuestas. Es un libro para deleitarse en lo breve y lo sereno, como bebiendo un café o un vino, con paladeos y no tragos de sediento. Es, en fin, el mundo puesto en los sentidos con la frescura y la suavidad de un nublado amanecer. Dante Alejandro Velázquez

Perfil de niebla
Julio César Aguilar
Ediciones Papalotzi
Guadalajara, 2016
ISBN: 978-607-8490-11-0

106 pp.

3 ene 2017

Cuatro Estaciones


Cuatro estaciones es el proyecto literario que Laura Cardona, Martha Eugenia Colunga, Ma. Teresa Figueroa y Cecilia Magaña ponen en manos de quienes aman el género narrativo.
Son dieciséis relatos en los que la mujer es protagonista de la cotidianidad y las pasiones humanas. Su aprendizaje de vida es retratado en cuatro tiempos: primavera, verano, otoño e invierno; estaciones del año que son, a su vez, la representación de épocas cronológicas y emocionales de los personajes y su relación con el mundo.
Más que un libro a cuatro manos, Cuatro estaciones es producto del trabajo colaborativo, convergente, que sus autoras idearon y han lanzado a los cuatro vientos, pasando por intensas sesiones de creatividad y autocrítica. Una obra recomendable para quienes disfrutan de una narrativa sensata, sin más pretensión que describir la cotidianidad con rigor literario.

Cuatro Estaciones
Laura Cardona, Martha E. Colunga, Ma. Teresa Figueroa y Cecilia Magaña
Ediciones Papalotzi
Guadalajara, 2016
ISBN 978-607-8490-03-5

136 pp.

27 dic 2016

En el blanco. Reseña de Longitud de mira (2010-2015) de Sergio López Mena


Andrés Guzmán Díaz

Con amor, ediciones Papalotzi publicó en septiembre de 2016 el libro Longitud de mira (2010-2015) escrito por el laguense Sergio López Mena (1951), doctor en Letras y autor de Los caminos de la creación en la obra de Juan Rulfo, Diccionario de la obra de Juan Rulfo, Perfil de Juan Rulfo, Diccionario laguense de hombres y mujeres ilustres, Estudios laguenses, Portafolios, El ser y el tiempo de Lagos de Moreno, entre otros títulos.
            Toma poco tiempo leer el libro en su totalidad, pues consta de ochenta y seis páginas —tamaño aproximado de media carta— divididas en los cinco años del periodo mencionado en el título y utiliza un tamaño de fuente cómoda para leer, sin llegar a ser grande de más. Asimismo, aunque la extensión varía según la idea, suele tratarse de apartados cortos: “El Nobel de medicina” y “El Día de la Lengua Materna” son los más breves (diez líneas) y “Las mascotas” es el más extenso (veinte líneas).
            Resulta difícil catalogar a este libro, ya que recopila algunas de las ideas que el autor expresó en la primera mitad de la década 2010 en el noticiario Señal informativa en Lagos de Moreno, Jalisco, de la Red de Radio de la Universidad de Guadalajara. En todos los casos, López Mena asocia u origina sus ideas con la actualidad de México, de Jalisco y de Lagos de Moreno. No todas las veces es crítico; muestra, en cada uno de los apartados, una capacidad asombrosa de nutrirse de información, sobre todo cuando se trata de temas que uno pudiera considerar ajenos al ambiente literario, como el de “La economía”. Sin embargo, es esta mezcla heterogénea de fuentes que maneja López Mena en sus apartados lo que le da su carácter crítico: aunque sí sea su intención, se podría decir que cualquiera que investigue lo que él investigó llegaría a una conclusión similar. En “Los huicholes”, por ejemplo, dice: “No son novedad las notas sobre las penurias que pasa la gente de los pueblos originarios. La prensa de Lagos ha aludido a huicholes [wixaritari] y a otomíes que se hallan en las calles en situación precaria” (López Mena, 2016: 63).

            La valoración completa de Longitud de mira se obtiene cuando se recuerda que aquellos textos concisos y críticos sin mucha profundidad fueron emitidos en la radio. De manera que era necesario ser preciso y, en esta precisión, criticar, no con meras impresiones subjetivas, sino con la información que López Mena encontró y que resulta valiosa en cuanto que otorga más perspectiva, una perspectiva tan certera como en una longitud de mira: López Mena da siempre en el blanco.

López Mena, Sergio
Longitud de mira (2010-2015)
Ediciones Papalotzi
Guadalajara, México, 2016
ISBN 978-607-8490-08-0


3 mar 2013

I Encuentro de Poetas "Francisco González León"


Con motivo de las actividades que conmemoran el 450 aniversario de la fundación de Lagos de Moreno, la Dirección de Cultura y Educación del Municipio y la revista Papalotzi, organizan el Primer Encuentro de Poetas "Francisco González León", que se efectuará los días 16 y 17 de marzo en la Casa de la Cultura de esta ciudad. En el evento se desarrollarán mesas de lectura, conferencias, un maratón de poesía, sesiones musicales y mesa de editoriales.  Así mismo, será una oportunidad para  conocer el panorama actual de la lírica en el estado y un espacio de convivencia entre autores y lectores.
Entre otros poetas, procedentes de diversas regiones de Jalisco, estarán Alejandro Zapa, Ángel Rafael Nungaray, Raúl Bañuelos, Berónica Palacios Rojas, Blas Roldán, Daniel Aranda Picón, Abril Medina, Manuel Guerrero, José Manuel González Hernández, Miguel Becerra López, Jorge Orendáin Caldera, Jorge Souza, Carlos Chávez, Diana Narváez, Irma Estela Guerra, Kyliel Casillas, Leticia Cortés, Lizeth Sevilla, Luis Armenta Malpica, Dante Alejandro Velázquez, Marco Antonio Gabriel, Mario Z. Puglisi, Patricia Velasco, Roberto García, Sergio Fong, Sihara Nuño, Arturo Accio, Verenice Miramontes, Zelene Bueno, Neri Tello y Gustavo Íñiguez. La intervención musical estará a cargo del guitarrista Juan Prado y del trío Arpas de Chapala.
En el marco del evento se entregará por primera vez el Premio “Francisco González León”, que se instituye como un homenaje al entrañable poeta de la provincia, y tiene como fin reconocer anualmente la trayectoria de aquellos autores cuya obra contribuya al enriquecimiento de la poesía en nuestra región. El primer galardonado será el poeta, investigador y narrador Ernesto Flores,  quien se ha destacado como un emérito constructor de la palabra y un protagonista en el rescate de la memoria poética del siglo XX.
Ernesto Flores es un personaje fundamental en la poesía occidental de México. Nació en Santiago Ixcuintla, Nayarit, en 1930. Estudió odontología en la Universidad de Guadalajara y ha sido director fundador de las revistas Cóatl, Esfera, La Muerte, Revista de la Universidad de Guadalajara y Textos. Ha publicado los libros de poemas A vuelo de pájaro (Cóatl, 1969), El pasado es un país desconocido (Departamento de Bellas Artes, 1975), El viaje (UNAM, 1978), Mensajes desde el olvido (FCE, 1998), Todos somos los ángeles oscuros (Biblioteca de Textos Universitarios, 1998) y la antología El agua pasa pero el cauce queda (Gobierno de Nayarit / La Zonámbula, 2010). Su trabajo como investigador lo ha llevado a publicar la obra de dos poetas imprescindibles de Jalisco en los libros Francisco González León. Poemas (FCE, 1990) y Alfredo R. Plascencia, otro Adán expulsado (UNAM, 2009). Es Miembro Correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua desde 1995 y Maestro Emérito de la Universidad de Guadalajara (1996). Asimismo, ha recibido el Premio Lagos de Poesía (1960), el Premio Jalisco de Literatura (1961) y el Premio de Poesía Juan de Mairena (2008), entre otras distinciones.
El premio es una réplica de la estatuilla del poeta Francisco González León, espléndida obra del recientemente fallecido artista plástico Carlos Helguera Soiné, y se entregará al cierre del encuentro, el 17 de marzo, de manos del Lic. Hugo René Ruiz Esparza, Presidente Municipal de Lagos de Moreno.

Comité Organizador
Fernando Solana Olivares
Berónica Palacios
Dante Alejandro Velázquez

12 oct 2012

Tendedero de adioses, de Jesús Baldovinos


“Es tu vocación como de agua, Muerte / la que diluye nuestros cuerpos” dice uno de los poemas que constituyen este libro, en el que Jesús Baldovinos enuncia que la vida no tiene un sólo adiós, sino múltiples despedidas. Búscalo y disfruta estos versos construidos en los continentes de la nostalgia.
Jesús Baldovinos Romero (Lázaro Cárdenas, Michoacán) es narrador, poeta, promotor cultural y fotógrafo. Es fundador de Sueño colectivo y de diversos talleres litrerarios. Ha publicado varios libros de narrativa y aparece en diversas antologías a lo largo del territorio nacional. Este es su primer poemario.

Tendedero de adioses
Género: poesía
Jesús Baldovinos Romero
Ediciones Papalotzi
ISBN 978-607-8019-69-4
80 pp

5 jul 2012

Lo aquello, de Israel Rosales

“En este poemario: Lo aquello es una vertiente metafísica y filosófica de Lo junto, donde el objeto consustancial de la poesía nos acerca, nos aproxima a nuevos lindes por revelar. Cantando, siempre cantando, y decantando las formas más sencillas y sublimes del acto humano y animal. En este tercer poemario de Martín Rosales el tiempo y lo sucedido en sus lapsos juegan un papel trascendental y determinante para subsistir”. Hugo Plascencia.

Lo aquello
De Israel Rosales
Ediciones Papalotzi, colección de bolsillo.
Portada: José Fors
32 pp.